martes, 31 de octubre de 2017

Complete-incomplete.

No termino las cosas, las dejo siempre incompletas. A penas entiendo qué siento, a penas sé qué quiero. Espero, espero y no pasa nada. Me paso la vida esperando acabar agotada. Me paso la vida sin querer hacer nada. Este vacío, ¿de dónde viene? Y si puedo darle puntos de sutura. ¿Cómo debo hacerlo?

No puedo derramar más sangre de las hostias que me han dado. He olvidado lo que es el perdón, el rencor de todo el daño se ha agravado, y hasta aquí ha llegado.

No importa lo que haga, a penas encuentro las palabras. Ahora son letras sueltas sin maldito sentido deseando encontrar su estúpido camino a casa. ¿Y qué si se quedan sin casa? Tal vez se queden en standby sin pensar en nada.

No entiendo qué pasa por mi mente, todo es un sinsentido que me vuelve demente.

No sé qué quiero y qué dejo de querer. Ayer te busqué y mañana no me acordaré de tu nombre. Hoy bebí demasiado y mañana no recordaré nada. Y es lo único que quiero.

Quiero no recordar nada, no sentir nada, no vivir nada. No quiero nada. Y lo quiero todo. Pero no sé qué es aquello que busco, aquello que despierte mi anhelo, a penas puedo, a penas quiero, sentir mi latir.

No sé lo que quiero.

Todo deja de perder sentido, cuando no tienes ningún sitio, cuando no tienes nada que guardar. Cuando el día de mañana sé que me arrepentiré de no haber vivido o disfrutado esta vida. Cuando me arrepentiré toda la vida de toda mi estúpida vida.

¿Qué estoy haciendo?
¿Qué estoy haciendo?

Me estoy volviendo insana, no puedo tener la cabeza centrada. Sin metas, sin sueños, con esfuerzo.

Tal vez sea demasiado tarde, tal vez sea demasiado tarde.

domingo, 28 de mayo de 2017

Nací del caos y moriré en caos.
Llevo toda la vida esperando mi juicio final, y todavía estoy aquí para preguntarme "¿qué he hecho mal?" Es el día de la marmota, el mismo inicio y el mismo final, ¿qué hice para merecer esto?
¿Quién es aquí el martir y quién el verdugo?
Dicen que me dejarán dormir en paz, que ya no habrá más guerras y que el sol se pondrá. ¿Y quienes son ellos para decir nada? ¿Y quién o qué seré yo cuando el último rayo de sol se apaga?

sábado, 1 de abril de 2017

Eres bien puta

Eres bien puta como la ceniza de este cigarro, bien puta con esa cinturita contoneando por el salón.
Eres bien puta mientras me quemo, otra vez, con esa ceniza de este cigarro. ¡Y hostia cómo duele y cómo dueles!
Eres bien puta y bien libre, como a mi me gusta. Eres como el humo del cigarro que juré dejar fumar; insaciable, indominable, fuerte y mi muerte. Pues eres mi muerte y mi despertar.
Eres bien puta y jamás te lograré atrapar. Por más que pase mis dedos por el humo, sólo te puedo vislumbrar, no te puedo tocar.
Y me vuelvo a quemar, me vuelvo a quemar los labios y ya no estás. Sólo me queda el sabor a muerte y soledad, me sabe la boca a jodida nicotina, mientras que tú ya no estás.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Re evolución

Revolución, renacer, recaer.
A día de hoy, no sé que es peor. Luchar contra todo lo injusto, verse perdido en un mundo incompleto o revivir momentos espantosos.

A día de hoy, 1 de marzo, "vuelvo a coger bolígrafo y papel".  Pensando en por qué me estanqué, en por qué dejé de luchar.

Vuelvo a recaer, recaigo una y otra vez; vuelve todo a mi mente y esto es lo único que podía hacer.

Debo volver a recordar valores, volver a aprender a amar, volver a luchar.

Pero ya estoy cansada de recaer en viejos sucios juegos, viejos sucios vicios; dejo mis lágrimas para compartir palabras. Y puede que esto sea madurar, levantarse, evolucionar.

No me permito más caídas,  ni mucho menos más desprecios. Estoy aquí,  estoy para quedarme.

martes, 17 de junio de 2014

Hecha polvo.

Y simplemente te quedas ahí, parado y sin decir nada. Congelando mi corazón, haciéndolo tan frío como lo eres tú. Tirándolo al suelo, haciendo que se rompa en mil pedazos. Pedazos que causaron heridas, pedazos que causaron profundo dolor: tanto como los cortes, las heridas y los recuerdos.
Y te alejas. Te alejas dejándome completamente desnuda. Y mi sangre y las heridas son lo único que cubren mi piel.
No queda esperanza, sólo dolor y un gran caos en mi interior.
Y vueles. Vuelves porque el asesino siempre vuelve al lugar del crimen. Y vuelves en forma de espejo, y muestras dolor, decepción y odio.
Pateas mi estómago y haces que los pedazos de mí se vuelvan polvo. Me dejas así, simplemente... hecha polvo.

martes, 10 de junio de 2014

Te escribo para decirte, amor, que me has salvado.
Que la oscuridad que había en mi vida, la has apartado. La has apartado y como si tuvieras el derecho a hacerlo, mi mundo has iluminado. Para decirte, amor, que tu sonrisa me ha atrapado.

¿Cómo fue? ¿Qué me hiciste? Pues después de tanto dolor, en un abrir y cerrar de ojos me has enamorado. Con tu dulce y suave, tan tierno, tu pensamiento, has acariciado mi alma y acelerado mi corazón.

¡Cómo si tuvieras derecho alguno a poner mi mundo del revés! Ahora, mi corazón late dependiendo de cuán cerca esté de mí tu cuerpo o tu hermosa voz. Eres el director de la composición más bonita, llamada "mi amor", aquella que suena dentro de mi pecho. Y la has hecho tuya. Y me has hecho tuya cual ladrón, robando los pedazos de mi corazón. Y trayendo de nuevo la vida a mí. Quédate, te lo ruego, ya que un futuro junto a ti es lo que quiero.

lunes, 26 de mayo de 2014

Dime ahora.

Mis ojos se llenaron de lágrimas.
Ella ya no es mía. ¿Y qué iba a hacer yo ahora?
Cuando la vi con otro hombre, cuando mi corazón se partió en mil pedazos.
Cuando yo la amo, y ella besa otros labios.
Cuando hubiera dado mi vida por ella, y ella, que me la dio, y ahora me la ha arrebatado.
Cuando curó mis penas, y ahora ella es una de ellas.
Cuando ya nada importa. Cuando el juego ha terminado.

Y bien, pues dime ahora: ¿A quién le pesan más los años? ¿A quién devoran los daños?

domingo, 20 de abril de 2014

Siempre vuelven para dañarnos.

Lo peor es cuando ves que las cosas nunca van a ser lo que eran. Que no eres tú quien puede controlar la situación; que este problema no es como los otros, que tú no puedes intentar cambiar nada: pues sería un esfuerzo en balde. 

Entonces es cuando tu mundo empieza a romperse. Las cosas no están bien, y tu alma muere. Tus ojos se llenan de lágrimas y te das cuenta que las adicciones siempre vuelven. Siempre vuelven para dañarnos.